Aceite esencial de Limón

Los aceites esenciales fueron descubiertos en la antigüedad y se han estado utilizado desde entonces para distintos fines, tanto terapéuticos como cosméticos. Las plantas escogidas para realizar los aceites siempre fueron las más aromáticas y atractivas, es por ello que uno de los primeros aceites esenciales fue el de limón. Se utilizaba esta fruta para preparar aceite esencial de limón, para aprovechar todo su aroma y propiedades.

aceite de limón

Debido a sus propiedades y beneficios, se ha continuado a lo largo de la historia la fabricación del aceite de limón. Su aroma es muy característico y actualmente tiene una infinidad de usos.

¿Qué es el aceite esencial de limón?

El limón es una fruta cítrica con un alto contenido de vitamina C que además posee cualidades antioxidantes, depurativas y hasta diuréticas. Es una fruta que se puede consumir de muchas maneras ya sea en infusiones, zumos o postres. Sin embargo, el aceite de limón contiene todas las propiedades de la fruta elevadas y optimizadas para que el organismo las absorba más rápidamente.

Este aceite se obtiene de un largo proceso de destilación que logra convertir la cascara del limón en una sustancia aceitosa con miles de beneficios. Comprar aceite de limón es muy sencillo ya que muchas tiendas lo distribuyen por su gran popularidad, sin embargo es un producto que también se puede elaborar en casa de forma sencilla.

El aceite de limón también puede ser mezclado con otros tipos de aceites esenciales, se puede utilizar en productos de belleza y se puede aplicar sobre la piel en su estado natural. Tiene la particularidad de conservar las propiedades y las vitaminas del limón gracias a los flavonoides que contiene su fórmula.

¿Cómo hacer aceite de limón?

El aceite que se elabora en fábricas a mano de especialistas cumple con largos procesos de destilación para crear un resultado de alta pureza. Sin embargo el aceite de limón casero también puede ser muy útil y efectivo.

Los ingredientes necesarios para su elaboración son:

  • Un limón con la cáscara limpia
  • 200 ml de aceite de oliva extra virgen
  • 1 bolsa con cierre hermético tipo ziploc, resistente al calor
  • 1 olla

Para prepara el aceite se deben cumplir los siguientes pasos:

  1. Pelar el limón con un pelador especial, la idea es que la cáscara salga casi entera. Se puede utilizar un pelador de patatas. Coloca una olla con agua a fuego alto para hervir e introduce la cáscara en ella durante un minuto. Con esto se eliminarán todas las impurezas, quedando la cascara totalmente limpia.
  2. En la bolsa resistente al calor coloca el aceite de oliva y la cáscara ya limpia. Cierra muy bien la bolsa y caliéntala a baño de maría durante 90 minutos. Con esto se estaría emulando el proceso de destilación y se estarían transfiriendo todas las propiedades del limón al aceite de oliva extra virgen. Luego de transcurridos los minutos se retira del fuego y se deja reposar durante día entero.

Finalmente solo tienes que colocar el aceite en un recipiente y ya lo puedes usar con normalidad.

Beneficios del aceite de limón

Los beneficios que aporta el aceite de limón son muchos y van desde el cuidado corporal hasta el poder aromatizar espacios cerrados como sanitarios y habitaciones. Sigue leyendo y descubre los beneficios más importantes:

Evita la caída del cabello

El limón tiene la capacidad de equilibrar el pH del cuero cabelludo, puede reducir la caspa y además recuperar las raíces del cabello y así evitar que se caiga. Los ácidos presentes en el limón limpian y eliminan las células muertas. Además su uso aporta vitaminas y minerales esenciales para el pelo que ayudan a mejorar la salud capilar.

Se pueden aplicar 5 gotas de aceite de limón en el cabello antes del baño y luego retirar con champú y abundante agua. Te ayudará a tener un pelo más fuerte y bonito.

Combate las infecciones

El limón es muy potente para limpiar y desinfectar. Se puede usar para tratar infecciones urinarias si se toma en una infusión, también puede reducir el dolor de oídos producto de la inflamación. Se colocan unas gotas en un algodón y se aplica en la zona afectada para combatir la infección.

También puede tratar la anemia y la falta de energía, siempre y cuando se consuma de forma abundante durante el día. Se puede mezclar con agua y miel y beber caliente.

Es importante tener en cuenta que el aceite esencial de limón ayuda a combatir las infecciones y siempre debes de acudir a tu médico para que te recete el tratamiento adecuado. Su uso debe de ser como complemento.

Cuida y mejora la piel

Si se padecen enfermedades como el acné, cicatrices o manchas, se puede colocar una capa delgada de aceite de limón en la zona cuidando de no exponerse al sol. Es ideal aplicar este tratamiento durante la noche y retirar con abundante agua para eliminar el riesgo de quemaduras.

Si se usa periódicamente se pueden eliminar las lesiones en la piel y además mantener la zona limpia de gérmenes y bacterias. También se pueden añadir unas gotas de aceite esencial de limón en los productos de uso regular como cremas hidratantes, geles, etc.

Aceite esencial de Limón